Con ganas pero con precaución

Con ganas pero con precaución

Según se desprende de la encuesta ‘Volvemos a Clase’ sobre el regreso a las aulas en la Escuela ‘Hernán Cortés’

.

El 83% de los profesores y el 70% de los alumnos de la Escuela que participaron en la encuesta ‘Volvemos a Clase’ reconocen las ganas y la ilusión por regresar a las aulas en este curso 2020/2021, pero también confiesan su lógica preocupación ante la aparición de contagios durante el curso académico (el 75% de los docentes y el 68% de los estudiantes).

Ésta es una de las conclusiones del estudio demoscópico realizado por el Instituto de Evaluación IDEA, dependiente de la Fundación SM, en el que ha participado la Escuela.

No obstante, las conclusiones de la encuesta ofrecen una fidelidad muy relativa debido a la baja participación del profesorado (39%) y del alumnado (11%) de la Escuela, por lo que no son necesariamente extrapolables al conjunto de la comunidad educativa real.

Sea como fuere y atendiendo a las tendencias que marcan las respuestas mayoritarias, se observa una voluntad compartida por regresar a la enseñanza presencial, después de la experiencia a distancia del último trimestre del curso anterior.

Voluntad que se matiza por el temor a la evolución de la pandemia y a la existencia de casos en el entorno escolar. Temor que es más acentuado entre el cuerpo docente que entre el alumnado.

El estudio analiza por separado la experiencia educativa de alumnos y profesores en dos etapas diferenciadas. Durante el confinamiento y en el comienzo del nuevo curso, con un trabajo de campo que comenzó en septiembre y finalizó a comienzos de octubre.

.

Nuevo curso

Los alumnos participantes reconocen interés por aprender en este nuevo curso (3,6 puntos de media sobre 4); manifiestan su preferencia por la enseñanza presencial respecto a la enseñanza virtual (2,9/4); expresan su confianza en que los profesores les ayudarán en el aprendizaje (2,6/4) y se muestran convencidos de aprobar (3,4/4).

En cuando a los docentes, reconocen la importancia de la presencialidad en la educación (3 sobre 4 puntos) pero advierten también que aprendieron nuevas estrategias de enseñanza durante el confinamiento (3/4) y que implementarán el uso de la tecnología en la docencia ordinaria (2,9/4). De hecho, el 58% de los profesores participantes destaca la relevancia de potenciar el uso de las tecnologías en el presente y en el futuro.

En consonancia, el 50% de los docentes reconoce que el área donde más apoyo va a requerir es precisamente en el uso de las tecnologías y en el manejo de las aplicaciones web para la enseñanza.

La adaptación de la Evaluación del alumnado se encuentra igualmente entre las cuestiones que más preocupan e interesan a los docentes encuestados.

.

Confinamiento

El análisis del periodo de confinamiento y educación a distancia aborda dos vertientes. Una primera de naturaleza emocional y una segunda puramente educativa.

Los estudiantes reconocen que durante el periodo de confinamiento tuvieron en ocasiones miedo (2,3 sobre 4), dificultades para conciliar el sueño (2,8/4) y sintieron tristeza (2,6/4).

También expresan que en un 95% no tuvieron a ningún familiar conviviente que padeciese el Covid y sólo un 33% admite que conoció algún caso entre familiares no convivientes o amistades.

Por su parte, los docentes confiesan que en gran medida la enseñanza a distancia durante el confinamiento generó estrés y agobio (3 puntos sobre 4) y dificultades para dormir (2,2,/4) y al igual que los alumnos apenas tuvieron una experiencia directa con algún familiar directo o con algún amigo o conocido que sufriese la enfermedad (8 y 17% respectivamente).

En el ámbito doméstico, el 28% de los alumnos consultados señala que la relación en la familia mejoró durante el periodo de aislamiento. Para el 10% empeoró y para el 62% se mantuvo igual.

En el caso de los profesores, el 25% mejoró su relación en el hogar, el 17% empeoró y el 58% permaneció igual que antes de la crisis sanitaria.     

Destaca en este apartado el dato de que el 67% de los docentes tuvo dificultades para conciliar la vida laboral y la vida familiar en el hogar durante el estado de alarma.

.

Tecnología y carga horaria

Respecto a los medios disponibles para desarrollar la formación virtual, el 92% de los estudiantes dispuso de un espacio adecuado para seguir las clases desde su domicilio, porcentaje que baja hasta el 83% en el caso de los profesores.

El 100% de los docentes dispuso en todo momento de un dispositivo (tableta, ordenador o/y smartphone) y de conectividad mientras entre los alumnos el 97% contó tanto con recursos electrónicos como con conexión a internet.

Si se analiza en profundidad este último dato, se detecta que los porcentajes caen significativamente cuando se pregunta por el uso exclusivo o compartido del dispositivo (uso individual para el 33% de los docentes y el 62% de los alumnos) y sobre la calidad de la conectividad (buena conexión para el 83% de los docentes y el 60% de los alumnos).

El tiempo medio de dedicación a actividades docentes fue de más de 7 horas al día para el 67% del profesorado consultado; en tanto que la mayoría de los estudiantes destinó entre 1 y 3 horas diarias (43%) y entre 4 ó más horas (23%).  

Por último, el sondeo refleja que el profesorado se ha sentido apoyado por el equipo directivo de la Escuela (media de 3,2 puntos sobre 4) y tiene confianza en él para afrontar los retos del nuevo curso académico (3,3/4).

En cualquier caso se reitera que el sondeo sólo tiene un valor orientativo debido a la escasa participación registrada sobre el total del alumnado y del profesorado de la Escuela.