«Tendremos que contemplar que la educación sea combinada»

«Tendremos que contemplar que la educación sea combinada»

Entrevista a Marina Lombó en Diario Montañés (Mada Martínez)

.

Desde hace dos meses Marina Lombó y su equipo pasan mañana, tarde y noche en la 7ª planta de la Consejería. Es el horario que impone la gestión de la incertidumbre.

A estas alturas, en circunstancias normales, el calendario escolar o los cupos docentes estarían cerrados o a punto de negociarse, pero la crisis sanitaria ha alterado tiempos y prioridades.

Ahora Educación ultima un final de curso semipresencial; estudia cómo desdoblar aulas para garantizar ratios de 15 alumnos; baraja protocolos sanitarios; entrega rúter y ordenadores para conectar al alumnado, y se prepara, si fuese necesario, para ofrecer clases de refuerzo en agosto.

Se trata de garantizar el derecho a la educación en un contexto nuevo.

La Consejería, explica Lombó, priorizó en los primeros momentos la atención al alumnado, el apoyo al cuerpo docente, el refuerzo del tutor, la reducción de la brecha digital o mantener el servicio de comedor.

«El curso no debía perderse». Una vez salvado, toca concretar qué ocurrirá el próximo año y «normalizar».

Previsiblemente, augura Lombó, se combinarán la docencia a distancia y la presencial.

¿Teniendo en cuenta las nuevas necesidades se precisarán más recursos, más profesores? «El Gobierno de Cantabria, aunque quisiera, no puede hacer un mayor esfuerzo: tiene que venir de los presupuestos del Estado y de la UE», cree la consejera.

El sistema educativo tiene muchas papeletas para tener que reinventar sus rutinas, pero Lombó cree que lo ya andado en materia digital y organizativa, aunque haya sido de forma abrupta, servirá para el futuro: «Hay cosas que han venido para quedarse».

.

-¿El próximo curso podrá comenzar en septiembre?

.

-El curso va a comenzar en septiembre, lo que no sabemos es con qué modalidad.

En la Conferencia Sectorial debatimos las tres posibilidades que hay de comienzo de curso, y vamos a trabajar en los tres escenarios posibles.

El primero es que esté todo normalizado, que sería algo maravilloso.

El segundo, el más posible, pasa por tener medidas restrictivas en distancias y espacios, y para ello estamos estudiando las condiciones de cada uno de nuestros centros educativos.

Y en esta segunda hipótesis, se abren dos situaciones. En el ámbito rural hay centros con espacio importante dada la baja ratio de alumnos, y es más fácil acomodar las medidas, por lo que en ese espacio físico, seguramente, caben todos los alumnos de modo presencial.

Pero hay otros escenarios -Santander, Torrelavega, Medio Cudeyo, Colindres o Bezana- donde ya los espacios son muy ajustados con las ratios actuales.

Por tanto, tendremos que intentar buscar más espacios, que igual que ahora se dedican a otras cuestiones, y contemplar que, quizá, la situación sea combinada: educación presencial y ‘online’.

Hay un último escenario en el que tenemos que trabajar más intensamente: que haya un rebrote y tengamos que volver al modo no presencial.

Para ello, tendremos que reforzar más de lo que lo hemos hecho estos dos meses las plataformas y los medios tecnológicos de los alumnos que, aun con todo el esfuerzo que hemos hecho, todavía no estuvieran conectados.

Me inclino por que vamos a tener que trabajar sobre la segunda hipótesis. De todas las maneras, trabajaremos por que se vuelva con todas las medidas de seguridad.

.

-En el segundo escenario habrá una reorganización de las ratios, de los espacios comunes, el recreo, del transporte escolar…

.

-Lo primero es tener una evaluación clara de los espacios, edificio a edificio. Puede ocurrir que lo que se pueda aplicar en un centro no se aplique en otro.

Esa va ser la peculiaridad de este año: que habrá niños que podrán ir todos de manera presencial si la situación sanitaria lo permite, y en otros, con limitaciones de espacio, que no.

Y hay que añadir que, en función de los espacios y de los alumnos, tendremos que ver si hay que ampliar rutas o tiempos en el transporte escolar.

En el comedor escolar ocurrirá lo mismo: habrá que establecer turnos. Van a ser muchos los factores que tengamos que trabajar.

.

¿El sistema está preparado para la enseñanza combinada?

.

-Está mas preparado que el 12 de marzo.

Los docentes han hecho un esfuerzo extraordinario desde el minuto uno y son minoritarios los que no se han conectado con sus alumnos.

Han hecho un gran trabajo para detectar la brecha digital, a quién estaba separado del sistema por otros condicionantes sociales…

Ese trabajo nos ha permitido conectar, a día de hoy, a casi 400 alumnos, además de los medios que les han proporcionado los propios centros, empresas privadas y ayuntamientos que han colaborado.

Y creo que será muy necesario que, a principio de curso, dediquemos un tiempo a prepararnos para un trabajo no presencial. Eso ahora es fundamental para desarrollar la docencia con las mejores garantías.

.

(*) Puede consultarse la entrevista completa en la edición de papel y en la edición digital de Diario Montañes